martes, 29 de mayo de 2012

Identifican la bomba de energía de las células

Nuestras células respiran y digieren, como hace un organismo completo. De hecho, usan oxígeno para extraer la energía contenida en los nutrientes que ingieren, antes de descartar los residuos, como dióxido de carbono y agua. La glucosa es el nutriente preferido por las células. Su digestión tiene lugar en el citoplasma, en ausencia de oxígeno, y lleva a la formación de piruvato y pequeñas cantidades de energía. El piruvato es llevado luego a la mitocondria, la central eléctrica de la célula, para su consumo completo, proporcionando así un rendimiento energético máximo.

Al contrario que en las células sanas, las células tumorales producen la energía que necesitan principalmente en el citoplasma. Por razones aún desconocidas, hacen poro uso de sus mitocondrias. Sin embargo, las células cancerosas no parecen carecer de energía. Lo compensan con un bajo rendimiento energético, mediante un incremento en el consumo de glucosa. Esta estrategia les permite hacerlo sin oxígeno, en gran medida. Atajando por la mitocondria, estas células pueden así escapar de los efectos deletéreos de moléculas tóxicas, como los radicales libres, producidos por la respiración celular dentro de las centrales eléctricas.

¿Cómo puede el suministro de combustible ser redirigido a su cauce normal? los biólogos han estado intentando durante más de 30 años comprender como el piruvato es transferido del citoplasma al interior de la mitocondria. Finalmente se ha identificado el portador, denominado piruvato portador mitocondrial (MPC)

El MPC es un portador universal, casi idéntico desde las levaduras a los humanos. A partir de ahora, los investigadores serán capaces de estudiar como las células pueden modular la actividad de este portador, de acuerdo con sus necesidades energéticas. El próximo reto será encontrar la manera de forzar a la mitocondria de células tumorales a que funcione normalmente, por estimulación del transporte del piruvato hacia el interior de estas centrales de energía.

Via Universidad de Génova

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada