martes, 5 de junio de 2012

El ciclo térmico impulsa una rápida replicación del ARN

Los pasos por los cuales las moléculas de la sopa primordial se juntaron para forma el esqueleto genético de la vida es un proceso desconocido desde hace tiempo. Un enfoque para averiguarlo es básicamente crear funciones vitales artificiales en un laboratorio y considerar que se pudiesen haber dado en el pasado de la Tierra. Un grupo de investigadores de la Universidad de Ludwig Maximilian ha mostra que son capaces de impulsar la replicación de segmentos de tARN (ARN de transferencia), la molécula responsable de traducir código genético en la producción específica de proteínas, usan un proceso puramente termal.



El equipo de investigación comienza enfriando rápidamente una solución de cuatro mitades de tARN desde altas temperaturas a 10º C, para que las moléculas formen horquillas, un estado donde las hebras forman un bucle cerrado sobre sí misma, con excepción de un fragmento de una secuencia de bases, llamado asidero. Es esta asidero, el cual, en principio, porta suficiente información para codificar la proteína, que los investigadores han tratado de proteger y replicar usando procesos termales para provocar la apertura y emparejar a las hebras complementarias. Cuando ciclaron térmicamente la solución entre 10º C y 40º C, la energía almacenada en la horquilla (que prefiere asociarse con un par complementario en vez de consigo misma) compensa la pérdida de entropía asociada a las moléculas emparejadas con sus socios.

Este proceso impulsado termalmente tiene lugar en una escala de tiempo relativamente rápida, de unos 30 segundos, un factor importante ya que las moléculas necesitan replicarse rápidamente ya que se degradan.

Via physics.aps

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada