jueves, 12 de julio de 2012

Descubren dos estrellas binarias imposibles

Un equipo de astrónomos ha usado el UKIRT para descubrir cuatro pares de estrellas que orbitan la una sobre la otra en menos de 4 horas. Hasta ahora, se pensaba que estrellas binarias tan cercanas no podrían existir.

La mitad de las estrellas de la Vía Láctea son, al contrario que el Sol, parte de sistemas binarios en que dos estrellas orbitan entre si. Lo más probable es que las estrellas de estos sistemas se formaran juntas y hayan estado orbitando alrededor la una de la otra desde entonces. Siempre se pensó que si las estrellas binarias se formaban tan cerca entre ellas, se terminarían fusionando rápidamente en una sola y enorme estrella. Esto iba en línea con muchas de las observaciones tomadas en las últimas tres décadas, mostrando una abundante población de estrellas binarias, pero ninguna con periodos orbitales menores de cinco horas. Por primera vez, un equipo ha investigado las enanas rojas binarias, estrellas diez veces más pequeñas y un millar de veces menos luminosas que el Sol. Aunque forman el tipo más común de estrellas de la Vía Láctea, las enanas rojas no aparecen normalmente en los estudios porque son muy tenues en luz visible.

En los últimos cinco años, el UKIRT ha estado monitorizando el brillo de miles de estrellas, incluyendo miles de enanas rojas, en infrarrojo cercano, usando la cámara WFC. Para sorpresa de los investigadores, encontraron varias enanas rojas binarias con periodos orbitales significativamente más cortos de 5 horas en estrellas parecidas al Sol, algo que previamente se daba por imposible.

Ya que las estrellas menguan de tamaño al principio de su vida, el echo de que estas binarias tan cercanas existan significa que sus órbitas tienen que haber menguado también desde su nacimiento, de otra manera las estrellas deberían haber estado en contacto inicialmente y después haberse fusionado. Sin embargo, no está del todo claro como podrían haber menguado tanto esas órbitas. Una posibilidad es que las estrellas frías en sistemas binarios sean mucho más activas y violentas de lo que se pensaba.

Es posible que las líneas de campo magnético que radian hacia afuera desde los compañeros de la estrella fría se retuerzan y deformen a medida que se mueven en espiral la una con la otra, generando actividad estelar mediante viento estelar, llamaradas explosivas y manchas estelares. La potente actividad magnética podría frenar a las estrellas rotatorias, ralentizándolas para que se muevan más cerca juntas.

Via RAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada