sábado, 8 de septiembre de 2012

Adhesivos naturales

Hasta ahora, muchos adhesivos estaban basados en derivados del petróleo. Sin embargo, también se pueden obtener a partir de materiales renovables, como proteínas, caucho natural o celulosa. Investigadores del Instituto Fraunhofer están investigando fórmulas para obtener nuevas aplicaciones industriales.

Zapatos, coches, aviones, hélices de turbinas, post-it, plásticos, esto es tan solo una muestra de productos con adhesivos. En 2012, se produjeron más de 820.000 toneladas de adhesivos. A día de hoy, la mayoría de adhesivos se manufacturan a base de derivados del petróleo. Gradualmente, la industria está ofreciendo adhesivos hechos de materiales renovables como celulosa, almidón, dextrina y proteínas.

En dos proyectos, los investigadores están trabajando en nuevas fórmulas de adhesivos basadas en materiales renovables. En cooperación con otras universidades y compañías, desarrollan adhesivos sensibles a la presión incluyendo tiras adhesivas, etiquetas y cintas. Están sujetos a requerimientos un poco particulares: tienen que conservar la adherencia a temperatura ambiente. Una presión leve debe ser suficiente para que se adhieran a casi todos los substratos, y que aún así sea posible quitarlos sin dejar residuos. Para conseguir esto, la fuerza adhesiva debe coincidir de forma precisa con el uso respectivo.

Los adhesivos sensibles a la presión están basados en polímeros de cadena principal, los cuales dotan de una cohesión a los adhesivos. El reto para los investigadores es desarrollar dicho tipo de polímero a partir de material de ácido poliláctico. Lo que hace que este material biológico sea particularmente atractivo es su bajo coste de producción, ya que el ácido láctico se produce a escala industrial, los costes están en la región de precios de los polímeros de cadena principal de origen fósil. Sin embargo, las propiedades de ácido poliláctico son completamente diferentes de los polímeros usados hasta la fecha,tales como poliacrilatos y copolímeros basados ​​en estireno de bloque. Esto implica que los investigadores tienen que desarrollar una fórmula completamente nueva.

Sin embargo, los adhesivos también se pueden encontrar en muchos tipos de paquetes, como los envoltorios de comida que la protegen de la suciedad, la humedad o los productos químicos. Esto implica cubrir el empaquetado impreso y los productos impresos de papel por una o ambas caras con un film transparente y brillante. En un proyecto colaborativo desarrollan innovadores sistemas de adhesivos que concuerdan exactamente con los estándares de calidad requeridos para los productos laminados, además de ser compostable. En la persecución de este objetivo, los investigadores se han centrado principalmente en los adhesivos de dispersión basados en agua, en los cuales, los componentes del adhesivo son dispersados finamente en agua. Se aplican en una de las caras del producto y se unen mientras están húmedo.

La naturaleza nos debe mostrar el camino a seguir para desarrollar adhesivos biológicos. El percebe (Dosima fascicularis) produce un adhesivo especial que usa para adherirse por si mismo fuertemente a la roca. Este super-adhesivo es tan fuerte que es casi imposble romperlo en sus partes constituyentes usando disolventes ordinarios. Otra propiedad especial que tiene es que tiene la capacidad de curar bajo el agua. Los investigadores están ahora intentando averiguar que componentes de aminoácidos forman las proteínas relevantes. Una vez hecho eso, el próximo paso es recrear las proteínas en un laboratorio. Este tipo de bioadhesivos suscitan interés principalmente en las aplicaciones médicas, por ejemplo, para cerrar incisiones o reemplazar o grapas y tornillos usados para tratar las fracturas de huesos.

Via Fraunhofer-Gesellschaft

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada