jueves, 27 de septiembre de 2012

La geometría juega un papel en la señalización transmembrana GPCR

Un estudio reciente caracteriza el movimiento de la rodopsina, un GPCR y miembro de una gran familia de receptores transmembrana responsables de muchas de las respuestas celulares e implicados en enfermedades humanas.

En los fotoreceptores de células vivas del Xenopus, la rodopsina se encuentra en pilas de membranas de disco, que son difíciles de estudiar debido a su reducido tamaño. Ahora, investigadores de la UMU han desarrollado un enfoque con un microscopio de dos fotones que, por primera vez, permite examinar directamente dentro de la célula viva como la geometría de los microcompartimentos afectará a su señalización.

El equipo se concentró en el efecto de los micro-compartimentos formados por cisuras, los límites de la membrana radial que segmentan los discos en pequeñas regiones. Estos micro-compartimentos, definidos por el borde y las cisuras, tienen una área de superficie similar a la varilla del disco fotoreceptor de ratones y humanos, así que el número total de componentes en la cascada de señalización del GPCR se conserva, y los efectos de flujo de salida del fotón de luz capturado son similares. Los investigadores usaron un nuevo enfoque de alta resolución para monitorizar la rodopsina etiquetada mediante a medida que se difundía por el disco de la membrana. Desarrollaron un modelo de difusión molecular que interpreta los resultados, que explícitamente toma en cuenta los micro-compartimentos medidos, y encontraron que la geometría del límite, no heterogeneidad en la difusión o una "fracción unida" , era suficiente para explicar las diferencias en la medida de la difusión o rodopsina en diferentes regiones del disco, .

Via eurekalert

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada