martes, 11 de septiembre de 2012

Usan ondas de radio para descubrir galaxias todavía más antiguas

Un equipo internacional de científicos ha desarrollado un método para detectar galaxias de estrellas formadas cuando el universo estaba en su infancia, durante los primeros 180 millones de años de su existencia. Este método es capaz de observar estrellas que previamente se creían demasiado viejas para ser detectadas.

El método creado usa radio telescopios para buscar ondas de radio emitidas por átomos de hidrógeno, los cuales eran abundantes en el universo temprano. Las ondas emitidas miden unos 21 cm, el átomo refleja la radiación de las estrellas, haciendo que su emisión sea detectable por radiotelescopios. Este nuevo avance abre la puerta a aprender más sobre las galaxias más antiguas del universo.

Dichas ondas muestran un patrón específico en el cielo, una clara firma de las galaxias primigenias, las cuales eran una millonésima parte de las actuales. Las diferencias en el movimientos de la materia oscura y el gas de los periodos iniciales del universo, los cuales afectaron a la formación de las estrellas, produce este patrón de fluctuación específico que lo hace más fácil de distinguir que las ondas de las brillantes emisiones de radio locales.



La intensidad de las ondas de esta era temprana depende de la temperatura del gas, permitiendo a los investigadores componer un mapa aproximado de las galacias en una área del cielo. Si es gas está muy caliente, significa que hay muchas estrellas ahí, si es más frío, hay pocas.

Estos pasos iniciales en los misteriosos orígenes del universo permitirán a los radio-astrónomos reconstruir por primera vez como se veía el universo temprano, específicamente en términos de distribución de estrellas y galaxias en el cielo.

Este campo de la astronomía, ahora denominado "cosmología de los 21 cm" apenas se está poniendo en marcha. Cinco equipos internacionales están construyendo radio telescopios para detectar este tipo de emisiones, actualmente enfocados en la era de alrededor de 500 millones de años tras el Big Bang. También se puede diseñar equipo específicamente para que detecte señales de eras tempranas.

Sabemos mucho sobre el universo prístino, y sabemos mucho del universo actual, pero hay una era desconocida entre cuando era una bola de gas caliente y la primera formación de estrellas. El equipo de investigación espera sorpresas que impliquen las propiedades de las estrellas primigenias, y observaciones que revelarán una realidad cosmológica mucho más complicada que la predicha por los modelos actuales.

Via Universidad de Tel-Aviv

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada