jueves, 8 de noviembre de 2012

La computadora cuántica va creciendo

Una regla general en el procesamiento de datos es que las perturbaciones causan distorsiones o borrados de información durante el almacenamiento o transferencia de datos. Se desarrollaron métodos, en las computadoras convencionales, para identificar y corregir errores automáticamente: los datos son procesados varias veces y si tienen lugar errores, problemente se elige la opción correcta.

Ya que los sistemas cuánticos son incluso más sensibles a las distorsiones ambientales que los sistemas clásicos, el ordenador cuántico requiere de algoritmos de corrección de errores altamente eficientes. Un grupo de investigación ha demostrado dicho algoritmo de forma experimental.

La dificultad surge cuando la información cuántica no puede ser copiada. Eso significa que no se puede salvar la información repetidamente y después compararla. Por tanto, los físicos usan una de las peculiaridades de la física cuántica y usan el entrelazamiento cuántico para llevar a cabo la corrección de errores. Los físicos de Innsbruck demostraron el mecanismo almacenando tres iones de calcio en una trampa de iones. Las tres partículas son usadas como bits cuánticos (qubits), donde uno de los iones representa el sistema qubit y los otros dos iones los qubits auxiliares. Primero se entrelazó el sistema qubit con los otros qubits, lo cual transfiere la información cuántica a las tres partículas. Después un algoritmo cuántico determina si tienen lugar errores, y si es así, cuales. Posteriormente, el algoritmo corrige el error por si mismo. Tras efectuar la corrección, se resetean los qubits auxiliares usando un haz láser. Este último punto es un nuevo elemento en este experimento, lo cual permite la corrección de errores repetitivos.

Para hacer realidad los ordenadores cuánticos, es necesario un procesador cuántico con varios bits cuánticos. Además, son necesarias operaciones cuánticas que funciones sin apenas errores. El tercer elemento crucial es una corrección de errores eficiente.

Via sciencenewsline

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada