miércoles, 21 de noviembre de 2012

Un gen de riesgo para la psicosis por cannabis

La habilidad del cannabis para producir psicosis ha sido un importante problema de salud pública. La preocupación está creciendo ya que hay nuevas informaciones que apuntan a que la exposición a dicha sustancia durante la adolescencia puede incrementar el riesgo de desarrollar esquizofrenia, un serio desorden psicótico. Además, con la llegada de la marihuana terapéutica, un nuevo grupo de gente con incierto riesgo de psicosis puede estar expuesto al cannabis.

Por estas razones, sería importante que un test biológico pudiera predecir el risgo de desarrollar psicosis por cannabis. Este test podría usarse para informar a la gente que abuja de esta sustancia o para informar a los médicos que la preescriban.

Una reciente investigación ha implicado una variación de un gen que codifica una proteína llamada Rac-alfa serina/treonina-proteína quinasa (Akt1) en el riesgo de psicosis por cannabis. Sin embargo, son necesarias verificaciones independientes de estos descubrimientos por asociaciones genéticas con rasgos genéticos complejos, como la psicosis relacionada con el cannabis, ya que estos descubrimientos son notoriamente difíciles de replicar. Los investigadores llevaron a cabo un contro de casos de estudio investigando la variación del gen ART1 y el uso de cannabis en el incremento del riesgo de psicosis.

Se estudió el gen AKT1 ya que está implicado en la señalización de dopamina, la cual es conocida por presentarse en niveles anormales en la psicosis. La muestra de sujetos implicados en la prueba fue de 489 pacientes con un primer episodio de psicosis y 278 sanos. Se realizó la genotipificación de todos los voluntarios, y se evaluó el uso de cannabis, encontrándose que el genotipo AKT1 influye en el riesgo de trastornos psicóticos en los consumidores de cannabis, lo que confirmó el informe previo.

Se descubrió que los usuarios de cannabis que portaban una variante particular en el gen AKT1 tenían una probabilidad dos veces mayor de un trastorno psicótico y esto aumenta hasta siete veces si utilizaban cannabis a diario. Estos descubrimientos ayudan a explicar como un usuario de cannabis desarrolla psicosis mientras que otros continuan fumando sin problemas.

Mientras que el genotipo AKT1 no se eleve al nivel de una prueba clínicamente útil del riesgo para la psicosis por cannabis, se muestra que esta fuente de riesgo psicosis tiene una base genética. Este avance también apunta a los mecanismo de señalización celular mediados por la AKT1 como relevantes para la biología de la psicosis por cannabis.

Esta entrada participa en la XIX Edición del Carnaval de Química que alberga el blog LEET MI Explain.

Via Elsevier B.V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario