lunes, 31 de diciembre de 2012

Arrojando luz sobre la localización Anderson

Las ondas no se propagan en un medio desordenado si hay menos de una longitud de onda entre dos defectos. Un grupo de científicos han demostrado por primera vez de forma directa la teoría del Premio Novel Philip W. Anderson usando la difusión de luz en un medio nublado.

La luz no se puede propagar en linea recta en un medio nublado como la leche porque las numerosas gotas de grasa desvían la luz como defectos. Si el desorden, la concentración de defectos, excede un cierto nivel, las ondas no son capaces de propagarse de ninguna manera en dicho medio. Philip. W. Anderson fue el primero en describir esta transición a una onda localizada en 1958, por lo cual también se le denomina como localización Anderson. Hasta ahora, sin embargo, este fenónemo nunca había sido observado. Ahora, por promera vez, un grupo de científicos han demostrado la localización Anderson de la luz directamente en un experimento.



Para su estudio, el equipo examinó la difusión de la luz en un medio de muy fuerte dispersión. Con el fin de hacer visible la difusión de la luz y por tanto, la localización Anderson, se tenían que tomar imágenes en un intervalo de menos de una mil millonésima de segundo. Basándose en estas imágenes de alta resolución, los investigadores fueron capaces de mostrar que en caso de localización Anderson, la luz no es capaz de dispersarse más lejos en el medio tras alrededor de cuatro mil millonésimas de segundo o nanosegundos.

Hasta ahora, era muy complicado calcular ciertas características de estados localizados, tales como cuan grande es la concentración crítica de defectos. La localización Anderson de ondas es un fenómeno general que tiene lugar en todas las ondas con alta dispersión y es también de una importancia práctica: Describe, entre otras cosas, la transición entre un conductor y un aislante.

Via Universidad de Zurich

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada