miércoles, 29 de mayo de 2013

En el corazón de un agujero negro

La relatividad general ha descrito satisfactoriamente las propiedades macroscópicas de los agujeros negros. Sin embargo, a nivel microscópico, predice que los agujeros negros tienen una singularidad en sus núcleos: una región donde el campo gravitacional es infinitamente fuerte. Dentro de la imagen de la gravedad presentada por la relatividad general, tal singularidad destruiría toda la información acerca de los estados cuánticos de la materia que cae en el agujero negro. Sin embargo, uno de los principios básicos de la mecánica cuántica es que la información se conserva. La pérdida de información en una singularidad es por tanto paradójica y apunta una incompatibilidad fundamental entre la relatividad general y la mecánica cuántica. La esperanza a largo plazo ha sido que la aplicación de una teoría cuántica de la gravedad a la descripción de los agujeros negros resuelva estas contradicciones.

Ahora, un equipo internacional de científicos han mostrado que la cuantización de una clase especial de agujeros negros, conocidos como esféricamente simétricos, es de hecho posible dentro de un marco de referencia para la gravedad cuántica conocido como gravedad cuántica de bucles. Su análisis muestra que una región de espacio-tiempo altamente curvado, donde los efectos cuánticos de la gravedad se puedne manifestar, en lugar de una singularidad, es lo que conforma el núcleo de un agujero negro. Mientras que esta prometedora teoría elimina la singularidad implicada por la relatividad general clásica, se necesitan más investigaciones para establecer si estos resultados resuelven la paradoja de la pérdida de información y si el enfoque puede ser generalizado a otras clases de agujeros negros.

Via physics.aps

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada