martes, 17 de septiembre de 2013

Conservando el tiempo entre países

La próxima generación de relojes atómicos es tan precisa que no podrán ser sincronizados mediante las vías tradicionales de comunicación. Por tanto, los investigadores están desarrollando novedosos métodos. Un nuevo hito en este desarrollo ha sido presentado recientemente, con la transmisión a más larga distancia de una frecuencia óptica altamente estable. La señal fue enviada de ida y vuelta a través de Alemania por fibra óptica, mientras se mantenía una frecuencia fija dentro de unas pocas partes en 1019.

Varias aplicaciones, tales como la navegación y la física básica, requieren de la comparación de relojes a largas distancias físicas. En geodésia, la diferencia de tiempo entre dos relojes distantes puede proporcionar mediciones de elevación relativa con una precisión de centímetros. Actualmente, las señales de reloj está sostenidas por comunicaciones vía satélite, pero la frecuencia de esas señales de radio se desvía a lo largo de tiempo en como mucho unas cuantas parte por 1016. Es necesaria una mayor estabilidad para comparar los recientemente desarrollados relojes atómicos ópticos que tienen precisiones del orden de una parte en 1017.

Varios experimentos en el paso mostraron que la fibra óptica puede transmitir fielmente una señal de frecuencia de sincronización de reloj a lo largo de cientos de kilómetros. Ahora, un grupo de investigadores ha mandado una frecuencia altamente estable a 194 terahertz (1542 nanometros) a una distancia de 1840 kilometros, doblando el record anterior. El equipo llevó a cabo este resultado equipando una conexión dedicada de fibra óptica entre instituciones de investigación alemanas con estabilización activa, para superar los desplazamientos de frecuencia del ruido termal y acústico. Algún día, dicho método podrá unir relojes ópticos a lo largo y ancho del mundo.

Via physics.aps

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada