jueves, 10 de abril de 2014

Daño del ADN a partir de longitudes de onda seguras para la vista

Los láseres que emiten en longitudes de onda infrarrojo lejano a menudo son considerados "seguros para la vista", haciéndolos atractivos para aplicaciones al aire libre como radares láser de alcance y objetivo militar. Sin embargo, una nueva investigación podría despertar preocupaciones acerca de la seguridad de estas largas longitudes de onda. Los experimentos comunicados muestran que pulsos de femtosegundos de láseres infrarrojo lejano pueden causar roturas en hebras de ADN expuestos.

Las normas de seguridad para láseres están basadas en gran parte en proteger la retina de la intensa luz enfocada que puede quemar ese tejido sensible. En longitudes de onda de infrarrojo lejano (superiores a los 1.400 nanómetros), la luz es absorbida en su mayoría por agua en la parte frontal del ojo, previniendo así que llegue a la retina. Por esta razón, la exposición a la potencia aceptable de un láser es mayor para los láseres de infrarrojo lejano que para los láseres de luz visible y cercanos al infrarrojo.

Sin embargo, la amenaza de los láseres no está limitada al sobrecalentamiento, sino que también incluye cambios inducidos fotoquímicamente. En un estudio previo, un grupo de investigadores mostraron que los pulsos láser a 800 nanómetros podrían causar muescas o roturas en el ADN mediante la generación de electrones libres y radicales de hidroxilo (OH) en los alrededores del medio acuoso. Ahora han llevado a cabo experimentos similares con pulsos láser de femtosegundos (terawatios) de 1.350 y 2.200 nanometros. Tras aproximadamente 3 minutos de exposición, los análisis mostraron que apenas el 95% de las moléculas de ADN apuntadas tenían roturas de hebras simples o dobles. El equipo descubrió que podían reducir el daño introduciendo moléculas “basura” que desactivan los radicales de hidroxilo. A partir de esto, suponen que el daño del ADN proviene primariamente de moléculas OH rotacionalmente "calientes" formadas en los fuertes campos ópticos de los pulsos. Sin embargo, aún falta mostrar si esos radicales de hidroxilo que atacan el ADN formados form at the lower powers found in commercial applications.

Via Physics.aps

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada